ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

miércoles, 30 de enero de 2013

Preocupa notoria escasez de quilombos en verano

Devotos de la web, muy preocupados por titulares pedorros de portales fueguinos.

Los periodistas fueguinos están preocupados, y no es para menos. Según un estudio privado, en lo que va del año no se ha generado ningún quilombo que despierte el interés de los pocos paisanos que permanecen en la Isla durante las vacaciones de verano. "Es la peor temporada que recuerdo", admite un reconocido empresario de la información.

"La verdad es que estamos podridos de las obras de pavimentación de los Municipios; los plantines y toda esa poronga que no lee nadie, necesitamos como mínimo un incendio forestal o la fuga de algunos presos para sacarnos la mufa y pegarle un poco al Gobierno", prosigue el empresario, más reconocido por los cajeros del Banco Tierra del Fuego (?) que por los anónimos lectores de su portal periodístico. 

La notoria ausencia de noticias, sumado al poco interés de los periodistas por generarlas, ya marca una tendencia negativa difícil de remontar. "En comparación a 2012, esta temporada ha sido muy insulsa, por no decir recontra embolante", agrega.

"Todo bien con el pavimento y las colonias de vacaciones, pero el negocio necesita otra cosa; bosques nativos calcinados; presos que cruzan la tranquera de la Alcaldía y se fugan; en fin, necesitamos noticias que disparen los clicks", admite el mismo empresario. 

En ese sentido, algunos periodistas consultados por Pueblo Chico destacaron que la ola de calor a la fueguina (?) amagó con ser el tema más candente del verano, aunque lamentaron que no se hayan registrado quemaduras de gravedad, ni que se haya producido una estampida en la compra de protector solar. 

"Con eso al menos le poníamos un poco de color a los portales, pero no prosperó", dijeron los comunicadores, que continuarán atentos a la primera quincena de febrero, esperando que los números mejoren.