ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

domingo, 17 de abril de 2011

Paisanos fueguinos celebran con danzas y sacrificios la llegada de la TV a la Isla

En un hecho histórico para la ciudad (?), miles de paisanos fueguinos salieron a las calles para celebrar la llegada de un desconocido que trabaja para la señal de videocable TN (Tongo Noticias) de la ciudad de las luces, Buenos Aires.

Cautivados por la escasa formación cultural de la población, el ciclo televisivo "Prende y Apaga" envió a un grupo de hombres blancos para testimoniar las costumbres exóticas de nuestra comunidad.

Trajeron ropas y objetos nunca antes vistos por estas tierras, menos aún por los "cabezas de termo". Así bautizaron cariñosamente estos Sabios a los especímenes locales, que llevaban pancartas con mensajes mal escritos a sus patrones de otras latitudes (?).

Los blancos no dejaron de sorprenderse por la efusividad que generaba su presencia en este rincón argentino, y prometieron que pronto llevarían a algunos de ellos a la Meca de la civilización. Pidieron, especialmente, por un grupo de nativas mayores de 18 años a las que bautizaron como "cabezas de enano". Lindas chicas.

El idilio duró poco. Mientras regalaban pelotudeces a cambio de minerales preciosos (y los números de teléfono de las "cabezas de enano"), un inadaptado social de esos que abundan en esta machacada geografía tuvo la genial idea de incendiar un cartel en honor a los blanquitos.

¡Para qué!. Los tipos se calentaron, escupieron a un par de viejas y emprendieron vuelo jurando venganza. Muerte y venganza. No sin antes recordar que volverían por las "cabezas de enano".

En definitiva, el progreso en esta Isla se verá siempre dificultado por los energúmenos locales. Sirva esta experiencia para no repetirla en el futuro. No podemos permitir que hombres civilizados y democráticos (?) que representan a empresas antigolpistas de Argentina se vayan con el sabor amargo de no haber podido educarnos un cacho (?).