ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

domingo, 3 de abril de 2011

Héroes lejanos, de visita en Río Grande


En la Vigilia 2011 los hermanos salteños Bautista y Anastacio Vilca recordaron a su hermano menor, Mario Vilca Condorí, fallecido a los 16 años en el Crucero General Belgrano. Su cuerpo nunca fue recuperado, cuentan.

«Nuestra historia es trágica pero oportuna, y se trata tres hermanos que estuvieron en Malvinas», dice Bautista, que en 1982 y con la guerra ya iniciada estuvo de paso por el puerto de Ushuaia.

Anastacio y Bautista tenían 21 y 24 años respectivamente cuando comenzó la guerra y ya formaban parte de la Marina. Mario se unió a ellos, por admiración.

«Hoy se recuerda un hito de nuestra historia y queremos cuanto antes, como todos, lograr la recuperación de Malvinas», agrega Bautista.


Para los hermanos Vilca resultó emocionante «ver tanta gente consciente de la causa Malvinas; desde niños a ancianos, y por supuesto los veteranos que nos están acompañando y hemos sido tan bien recibidos, por lo que estamos muy agradecidos por todo».


En la salteña ciudad de Orán ("San Ramón de la Nueva Orán", especifica Anastacio) juntos crearon, recientemente, la Fundación Mario Vilca. «Lo hicimos para mantener su memoria y trabajar con las poblaciones más necesitadas en nuestra provincia, sobre todo en capacitación», indican. También quieren seguir concientizando sobre Malvinas.


«Mario, a pesar de ser tan joven, tenía tanta pasión y vocación en defender a su pueblo, que la mejor manera de recordarlo es trabajando por esto», señalaron.

Anastacio compartió las últimas horas de la vida de su hermano menor. Ambos eran tripulantes del Crucero General Belgrano. Le pregunto cuál es el recuerdo que tiene de aquella jornada trágica para su familia y la de otros 323 familias argentinas.

«Es difícil relatarlo porque a mí me tocó estar con él», me dice y decido no insistir.

«No cualquier chico a esa edad pone su valentía para servir a la Patria
».

Lo dice con orgullo modesto, y le creo.