ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

martes, 29 de marzo de 2011

El ADN fueguino garpa el doble


Esta publicidad ha generado un sano debate en diferentes antros académicos (?) y periodísticos de Río Grande. Existen dos corrientes de pensamiento al respecto, funcionando a 220 voltios.

Ayer, un joven me consultó: ¿Maestro, el ADN fueguino que yo también tengo me permitiría cazar focas en pelotas, sin sentir la rigurosidad (?) del clima?.

La primera corriente de pensamiento respondería: "Pibe, no me vengas con pelotudeces y tomá dos pesos para el vino".

La segunda corriente, más moderada, contestaría: "Si y no... digamos, muy dentro de ese ADN, está ese código impreso. El tema es que hasta que lo acostumbres de nuevo, podés tomar un poquito de frío (o más del habitual) en el pecho. Pero nunca es tarde para comenzar, si la dicha es grande (como la mia)".

El debate sobre el ADN fueguino no termina acá.

Hay gente que quiere sacarse el ADN; otros que piden ADN Moncho; algunos pocos piensan que el ADN fueguino te habilita a entrar a una fábrica y cobrar el ítem zona (?).

Como sea, hasta ahora el único candidato que metió a la ciencia en el medio es Moncho, y eso ya lo convierte en un adelantado (en orsai, para los que no entienden).

(M.M. usted es fuente de inspiración en esos locos diálogos facebookianos)