ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

domingo, 6 de febrero de 2011

Las olas y el viento, sucundún sucundún...

No me voy a quedar en la frase, porque Donald hay uno sólo y fue el creador del hit que titula este post.

Me quedo con la redacción y las ganas que puso el autor para ilustrarnos. Ya son pocos los que tratan de meter alguna palabra piola, distinta o que quizás escuchó por ahí pero quiere ponerla en práctica. No importa cómo haya llegado allí la palabra, pero no cualquiera pone "metamensaje" en una nota de Martín.

Para quienes no hemos tenido aún la oportunidad de usar tan bonita palabra (yo alguna vez usé las palabras metafísica y metacerveza) dejo aquí el concepto de la misma.

Los metamensajes son los responsables de la mayor parte de los conflictos entre las personas. En el primer nivel una frase puede ser lógica y razonable, pero en lo profundo del segundo nivel puede indicar agresión o culpa. Una frase aparentemente sencilla, como "intento ser amable", puede cambiar completamente su significado si le añadimos un modficador verbal, como el adverbio "sólo". La frase "Yo sólo intento ser amable", dándole énfasis tonal ascendente a "sólo" adquiere un significado muy diferente, ya que transmite la idea de que nos ponemos a la defensiva y sacamos las garras para atacar. Y además lo hace de una manera completamente subliminal de la que es muy difícil defenderse.

La frase "son las diez de la noche", adquiere otro significado muy distinto si le añadimos el modificador "ya". "Ya son las diez de la noche", con tono ascendente en "ya", indica una información en el nivel de las palabras, pero tiene un significado de enfado o de crítica en el nivel de metamensaje.

¿Cómo detectar los metamensajes propios y los de los demás? Hay que atender, en primer lugar, al ritmo y al tono y, en segundo lugar, a los modificadores verbales.

Ritmo y tono

Las frases dichas por robots o por máquinas no tienen metamensajes, ya que carecen de énfasis, no tienen ritmo ni tono. Si acentuamos, sin embargo, una o varias palabras de una frase, lo que transmitimos es nuestro estado emocional. Si decimos "un momento, por favor" y no acentuamos ninguna de las palabras, la frase indica simplemente una información. Pero si acentuamos la palabra un indicamos molestia, si acentuamos la palabra momento indicamos impaciencia, y si acentuamos las palabras por favor indicamos enfado.

Otro ejemplo, la frase "yo no voy al cine contigo". Si acentuamos la palabra yo lo que transmitimos es que puedes ir al cine con cualquiera, pero que yo no tengo ninguna intención de hacerlo. Si acentuamos la palabra cine indica que puedo ir a cualquier sitio contigo, excepto al cine. Si acentuamos la palabra contigo queremos decir que yo puedo ir al cine con cualquiera, pero no contigo. Una misma palabra, por lo tanto, cambia su significado dependiendo del énfasis que le damos a ella o a las que la acompañan.

Muchos elogios cambian su sentido dependiendo del tono. La frase "eres encantadora" tiene distinto significado si acentuamos eres que si acentuamos encantadora..Y si acentuamos las dos palabras al mismo tiempo, el significado vuelve a cambiar. Dejo al lector que haga la prueba.

(http://www.pnlnet.com/chasq/a/1086)