ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

martes, 20 de abril de 2010

"A COMERLAAAA"

RIO GRANDE.- A través del Área de Salud, el Municipio lanzó una nueva propuesta denominada "A cocinar se ha dicho", que tiene como objetivo la difusión de la buena alimentación entre los grupos más vulnerables que no pueden alimentarse debidamente por falta de recursos. "Nosotros enseñamos cómo alimentarse, no somos asistentes sociales ni el mercadito del barrio", aclararon desde la mencionada área descartando tajantemente que se les vaya a entregar comida a los pobres.

La coordinadora de Prevención y Promoción del área, María Teresa Sueldo, explicó que esta iniciativa contiene distintos tipos de "condimentos" donde se van a abordar temáticas inherentes a su estado de salud. "Por ejemplo, se decidió en este primer taller con los abuelos hacer comidas antioxidantes, porque los vimos muy arruinados y eso tiene que ver con la mayor carga de medicamentos que tienen que tomar por sus distintos estados".

"Están los que no llegan a la próxima cena de los Antiguos Pobladores; los hecho mierda con onda y los que no suman ni restan. De todos modos, deben aprender que ciertos alimentos pueden ser nocivos para sus riñones o hígados, si es que todavía les quedan esos órganos", remarcó.

El primer taller se realizó el lunes en la sede de la Tercera Edad y estuvo a cargo de la nutricionista del área, la licenciada Ivanna Gliubich. Precisamente, la profesional comentó que “hicimos preparados desintoxicantes y anti estrés, donde la base de estos preparados son frutas y verduras".

"Hicimos budín de acelga y zapallito gratinado; es un preparado accesible, sencillo y económico que cualquier ama de casa lo puede preparar tranquilamente aunque no se lo coma nadie. No es dificultoso porque simplemente hay que hervir las verduras, rehogarlas con un poquito de cebolla y pimientos rojos", detalló.


Asimismo, se utilizaron calabazas gratinadas, lácteos como ricota y quesos; huevos, etc. "Estamos muy contentos porque para los abuelos fue una verdadera sorpresa ver tanto morfi junto. Algunos recordaron épocas de su infancia gracias a nuestra política de salud, ya que me decía un viejito que de chico le habían dicho que las calabazas se habían extinguido", relató emocionada.


LA NOTA ORIGINAL EN:
http://www.p23.com.ar