ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

domingo, 11 de abril de 2010

ABOLLAN A REFERÍ LOCAL

RIO GRANDE.- Mientras Victoria y O’Higgins completaban el cotejo pendiente que tenían entre sí, el juez del match José Azúa fue abollado a golpes de forma brutal por un jugador, por lo que la máxima autoridad del cotejo debió ser trasladada al hospital.

Se jugaban 38 minutos del segundo tiempo, el cotejo estaba igualado en dos y una mano del jugador Julio Chávez desató la polémica. Azúa pitó la pena máxima y los jugadores del Bernardino protestaron la decisión tirándose al piso envueltos en llanto.

El que fue más allá fue Sergio Sáenz -ayer arquero de O’Higgins y mañana tal vez Inspector de Tránsito- quien le propinó un golpe de puño artero que mandó al suelo al referee.

La trompada fue tan violenta que el Juez no pudo recuperarse por sus propios medios y tuvo que pedir fiado; por lo que fue trasladado al hospital de Río Grande, donde después de cagársele de risa le realizaron distintas placas -y diplomas- que determinaron una rotura del tabique nasal.

Una vez recuperado, el Juez preguntó: ¿Y Candela? ¿Y la moto?. Acompañado por otros compañeros de la Asociación Civil de Arbitros Deportivos que zafaron de la tunda deportiva, el pito se dirigió a la Comisaría Primera donde efectuó la correspondiente denuncia ante efectivos que tampoco dudaron en cagarse de risa por el hecho.

Trascendió que es intención de la mencionada asociación continuar la causa en Tribunales, hasta donde el agresor estaría dispuesto a concurrir para seguir trompeando al hombre de negro.

Anoche, sobre el cierre de nuestra edición (El Sureño), se presentó el árbitro Azúa y su ánimo -pero fundamentalmente su tabique- no era el mejor. Tampoco era Brad Pitt antes del puñetazo, pero el piñazo fue fulero. Aseguró que ya no tiene ganas de dirigir y así lo hizo saber a sus pares de medias y botines.

En cuanto a su estado de salud, los médicos ya diagnosticaron que "es un duro golpe en la vida deportiva" de este hombre, y que deberá ser intervenido quirúrgicamente.