ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Lectura de Domingo

Una agenda poco conocida de los gobernadores territorianos

20/12/09 | (APP) La falta de mujeres en la Patagonia a fines del siglo XIX y principios del XX no fue un tema menor. Algo de eso contaba el ingeniero francés Alfredo Ebelot en sus crónicas, haciendo referencia a las “mujeres perdidas” que como “métodos de colonización” fueron enviadas a Bahía Blanca y de allí a Carmen de Patagones. El libro de Omar Cricco “Una historia de Choele Choel" menciona también que los soldados “pedían permiso para ir en pequeñas partidas a buscar chinas”, es decir, secuestrar mujeres aborígenes, muchas de las cuales terminaron siendo las parejas o esposas formales de esos hombres. Virginia Haurie en su libro “Mujeres en tierra de hombres” relata un hecho poco conocido, cuando los gobernadores territorianos analizaron el “problema” de la falta de mujeres en una reunión que se realizó en Buenos Aires en 1913 y que aquí reproducimos.

La Patagonia fue tierra de hombres porque casi no había mujeres. La escasez era mayor cuanto más al sur quedaba el territorio. A fines del siglo XIX los pocos pobladores de Tierra del Fuego, preocupados por que no había planchadoras, costureras, cocineras, parteras y por la falta de sexo femenino “que bueno o malo es un elemento social necesario” –escribía uno de ellos– presionaron para que se enviaran presidiarias.

La falta de mujeres era considerada un serio problema de gobierno, y para buscarle una solución se incluyó como tema en la Primera Reunión de Gobernadores de todos los Territorios Nacionales que se realizó en Buenos Aires en 1913.

El gobernador de Tierra del Fuego, Fernández Valdez, pidió la palabra. Carraspeó, adoptó un tono distante y luego de aludir a la frase de Alberdi, “gobernador es poblar”, dijo:

-La comisión que ha estudiado el problema propone que no solamente se propenda el envío de mujeres honestas, sino también de esas flores del pantano cuyo trasplante a los territorios puede concurrir con eficacia al fin de poblar la Patagonia.

No fue casual que la Comisión encargada del tema estuviera compuesta por los gobernadores de Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, dado que eran territorios con menor proporción de mujeres. En síntesis, la Comisión proponía que para los empleos se diera prioridad a personas con familia, que se enviara a menores para ser colocadas en casas de familias y establecimientos industriales, se promoviera la creación de industrias que utilizaran el trabajo de la mujer y, por último, se autorizara el envío de las mujeres condenadas. Con respecto a esto, la gobernación de Tierra del Fuego tenía antecedentes: diecisiete años antes, en el vapor Ushuaia, habían llegado desde Buenos Aires las primeras nueve presas.

El único punto que generó una acalorada discusión fue el del envío de las condenadas. Frente a un empate en la votación, los que habían elaborado la propuesta trataron de encontrar una solución:

-Que se redacte el artículo en forma facultativa, de esa manera no se enviarán a aquellos territorios cuyos gobernadores opinen que no conviene.

-Yo no quiero que le cuelguen al Río Negro el sambenito de formar su población con el aporte de estos elementos. Más aun, allí hay muchas mujeres honestas. Ahora se quiere mandar manzanas podridas para que echen a perder las sanas y a ello me opongo decididamente –dijo el Gobernador Gallardo, ofuscado.

Finalmente, con algunas variantes de forma se aprobó la propuesta. Posiblemente Gallardo, después de su intempestivo alegato, haya recordado que en los orígenes Patagones y Viedma se habían poblado, en parte, también con presidiarias.

Éste no fue el único tema relacionado con mujeres. Antes de finalizar el octavo día de sesiones se ocuparon de reglamentar la prostitución:

-Después de haber tratado sobre las bellezas naturales de nuestros territorios, pasaremos a ocuparnos de este asunto que es una verdadera lacra social. No sé cómo llamar a esto, porque institución no es, servicio público tampoco... en fin, lo llamaré servicio fisiológico -dijo el encargado de presentar el trabajo de la comisión.

El debate fue distendido y no faltaron risas ante algunas expresiones vertidas sobre el tema. Se propusieron modificaciones, pero los acuerdos fueron rápidos. En lugar de tres cuadras de distancia respecto de escuelas o iglesias para establecer un prostíbulo, se acordaron quinientos metros. Al tratarse la cantidad de pupilas por establecimientos, Ruiz Guiñazú, Gobernador del Chubut, aludió a una tesis civilizadora y adelantada expuesta por una austríaca que decía que en cada casa sólo debía haber una prostituta, que nadie que no fuera ella misma debía lucrar con la venta de su cuerpo. Sin embargo ni el mismo Ruiz Guiñazú quiso entender lo que había dicho, ya que su propuesta fue la de fijar un límite máximo por casa en lugar de dejarlo libre como pretendía la comisión.

Casi al finalizar el debate sobre este tema, el Gobernador Elordi, de Neuquén, preguntó con cierta ironía:

-Donde dice que las prostitutas podrán salir a la calle sólo dos veces a la semana, ¿quiere decir que el resto de los días estas señoritas estarán presas?.

-No –le contestaron.

-Es un atentado a la libertad individual –dijo Elordi, categórico.

-En los territorios, dada la escasa población, estas mujeres son fácilmente visibles y es de desear que se las vea en la calle lo menos posible –dijo el encargado de presentar la comisión.

-¿Es esto legal? –insistió Elordi.

-No, pero necesario. No es la primera resolución que adoptamos en esta reunión que no es del todo legal –fue la respuesta.

La votación fue afirmativa, aprobándose los dos días de salida: paradójicamente con un único voto en contra, que no fue de Elordi sino del Gobernador de Tierra del Fuego. (APP)