ADVERTENCIA LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS EN ESTE BLOG SON FICTICIOS, PRODUCTO DE UNA MENTE PERTURBADA. NO SE ACEPTAN RECLAMOS DE NINGÚN TIPO, MENOS LOS DÍAS SÁBADOS.

domingo, 6 de agosto de 2006


La censura no nos calla, la impunidad no nos amedrenta, las dificultades nos fortalecen

La Comisión Directiva del Sindicato de Prensa de Río Grande informa el despido de la Secretaria Administrativa y de Actas Yolanda Dips del Diario Tiempo Fueguino, propiedad del grupo Welsch de Bairos, decidido y notificado por el empleador al día siguiente de la inspección realizada en ese medio de comunicación; por cuanto lo enmarcamos en una represalia por la acción sindical desarrollada por nuestra compañera, que permitió junto al testimonio de otros trabajadores, detectar y confirmar severas irregularidades edilicias y laborales que habíamos denunciado ante la Secretaría de Trabajo.
Como corresponde, se dará inmediato inicio a las acciones legales para la reinstalación, y se han efectuado varios requerimientos para resolver los incumplimientos de la empresa, pero en esta comunicación a la opinión pública y, por tratarse de una persona particularmente reconocida dentro de nuestra comunidad, queremos expresar nuestro respeto, apoyo y solidaridad, por la labor de Yolanda Dips como dirigente, educadora y militante social, por la convicción con que asumió el desafío de conducir un gremio, por encima de las bajezas de las presiones internas y externas, los traslados de área, las intimidaciones previas al despido e incluso injustificadas descalificaciones a su desempeño por parte de quienes se ven más debilitados cada día, cuanto más abusivo es el poder que pretenden ejercer.
Para esta Comisión y para quienes la conocen, sus amigos, colegas, alumnos, docentes, las cualidades profesionales y éticas de Yolanda están fuera de todo cuestionamiento. Como también huelga la opinión ética sobre quien decidió su despido.
Nos enorgullece que Yolanda forme parte de nuestra pequeña comunidad riograndense, porque junto a otros militantes por la justicia y los derechos humanos, nos da la esperanza de un cambio, a través de su accionar dentro del gremio, donde ha dado inicio a un importante programa de capacitación profesional; por su compromiso dentro de las organizaciones civiles que integra, y por su vocación de educadora y formadora de futuros trabajadores de prensa, en un rol de docente que combina la formación profesional con la formación como seres humanos.
Precisamente humana como todos, nuestra compañera ha enfrentado sus propios temores al aceptar el desafío de la conducción de un sindicato, sabiendo que debería enfrentarse a muchos años de impunidad, sólo con las armas del derecho que nos garantiza la ley y su convicción personal, y lo ha hecho sin ceder ante las presiones ni las ofertas de dinero que suelen preceder a las represalias hacia quien le dice simplemente que No al poder corrupto y sus voceros.
Nos enorgullece que, al igual que muchos de nosotros, sepa que la adversidad es el precio, pero que también nos ayuda a crecer.
Hay muchos mensajes posibles, y ensayamos varios antes de transmitir este. Porque más allá de las batallas legales, que hemos ganado y seguiremos ganando frente a derechos que superan los límites de cualquier volátil connivencia, queremos hoy decirle a la gente que todavía cree en un periodismo comprometido con la realidad y no con el dinero, que existen varios sobrevivientes dispuestos a resistir, multiplicar su voz y dar testimonio con su conducta. Uno de ellos es nuestra compañera Yolanda Dips.
Yoli: disculpas por mi solidaridad tardía.